Algunas consideraciones reflexivas




"Seguramente que entre la música y el color no hay nada más en común que el hecho de que ambos siguen el mismo camino. Siete notas con ligeras modificaciones son suficientes para crear sabe Dios qué universo. ¿Debería ser diferente en las artes plásticas?".
Henri Matisse



26 de junio de 2010

La duda



Después de pasar innumerables veces por la Plaza San Martín, descubrí una estatua sumamente linda y sumamente descuidada por todos.

Se trata de Le doute del artista francés Charles Cordier.

Esta obra fue adquirida en 1905 cuando una comisión enviada por la Municipalidad de Buenos Aires viajó a Europa con el objetivo de comprar esculturas para poner en las plazas de la ciudad que, en esos tiempos, casi carecían de ellas.

La obra se compone de dos personajes: uno es un un joven creyente que se encuentra meditando pensativo junto a su Biblia abierta mientras que a su derecha hay un anciano que parece cuestionarlo y haciéndolo dudar.

En la base de la escultura, se encuentra la inscripción Le doute

A pesar de que se pronosticaba falta de aceptación de la obra pues pensaban que se le criticaría el hecho de que el tema de la obra es poner en duda los temas bíblicos, esto no ocurrió así y jamás provocó discusiones religiosas.

Y, como cierre de este post, un poema del amigo Jorge Luis, a la plaza que alberga tan a la tan virtuosa escultura.

La plaza San Martín


A Macedonio Fernández

En busca de la tarde
fui apurando en vano las calles.
Ya estaban los zaguanes entorpecidos de sombra.
Con fino bruñimiento de caoba
la tarde entera se había remansado en la plaza,
serena y sazonada,
bienhechora y sutil como una lámpara,
clara como una frente,
grave como un ademán de hombre enlutado.

Todo sentir se aquieta
bajo la absolución de los árboles
—jacarandás, acacias—
cuyas piadosas curvas
atenúan la rigidez de la imposible estatua
y en cuya red se exalta
la gloria de las luces equidistantes
del leve azul y de la tierra rojiza.

¡Qué bien se ve la tarde
desde el fácil sosiego de los bancos!
Abajo
el puerto anhela latitudes lejanas
y la honda plaza igualadora de almas
se abre como la muerte, como el sueño.

Jorge Luis Borges (en: Fervor de Buenos Aires)


saludos, alba

3 comentarios:

  1. Me encantó! Esta estatua me recuerda a la película 'La Duda'...alguna analogía interna habré hecho en mi cabeza. Interesante que nunca suscitó ningún problema religoso, ni ningún cuestionamiento.
    Hermoso el poema de JLB. Como de costumbre.
    Gracias Alba!
    Barbi :)

    ResponderEliminar
  2. lo que más me gusta es la personificación de la duda, persuasiva y anciana.
    gran peli la que nombrás. En realidad en una página que hablaba sobre la escultura, también se nombraba la película; por lo que tu analogía parece bastante acertada.
    saludos, alba

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué lindo!, me puse al día chequeando algunos posteos del blog ;o)

    ResponderEliminar